Filtros para albercas

Uno de los componentes más importantes para el mantenimiento y función de tu alberca es el filtro. Este equipo es el mecanismo principal de limpieza y purificación del agua, el cual desempeña una tarea crucial para mantenerla cristalina y apta para su uso.

El Filtro para Piscina es el responsable de eliminar las impurezas que, a veces, sólo nos damos cuenta de que existen cuando ya ha perdido toda su belleza y aspecto saludable.

Bacterias y algas que hacen que el agua se vuelva verdosa, polvo y materiales de tamaño muy pequeño, hojas y plantas que naturalmente se degradan, entre muchos otros contaminantes son eliminados de tu alberca por el sistema de filtración.

Todos los filtros funcionan de la misma manera: el agua de la alberca es succionada gracias a la potencia suministrada por la bomba, pasa a un tanque o depósito que contiene un material especial de filtrado y finalmente regresa a la piscina, completando un ciclo.

Para elegir el dispositivo adecuado debe tenerse en cuenta la capacidad de la piscina y la potencia de la bomba. Se tendrán que comparar estos elementos con el tamaño del filtro, para obtener un ciclo de una duración razonable. Una sugerencia: siempre importante es sobredimensionar para evitar problemas y el ciclo de limpieza del agua se complete correctamente.

Con la palabra “ciclo” nos referimos al paso de toda el agua de la alberca a través del filtro y hasta que regresa nuevamente a la misma. Es un proceso cuya duración depende de varios factores: el tamaño de la piscina (o la cantidad de agua), la potencia del motor, y también la propia capacidad del filtro utilizado. Es importante que este proceso dure un aproximado de 8 horas, que es lo ideal para que se mantenga higienizada a lo largo del día.

Mostrando 1–12 de 14 resultados